Bitcoin: crónica de una muerte anunciada

El Bitcoin es una moneda virtual descentralizada que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Nació en el 2009, y desde entonces ha ido aumentando y disminuyendo de valor drásticamente.

Valor del bitcoin en dólares, últimos dos años

Valor del bitcoin en dólares, últimos dos años

La tecnología, a grandes rasgos, es la siguiente: una serie de personas tiene ordenadores dedicados a minar bitcoins. Cada 10 minutos, una de esas personas, escogida al azar, crea un “bloque”, con lo que recoge todas las transacciones que la gente ha pedido, las escribe en su bloque, publica el bloque y gana 25 bitcoins de recompensa más las comisiones (que varían entre 0.05 y 0.20).

Las ventajas que ofrece este sistema como moneda virtual son:

  • No tiene una autoridad central. Todo el mundo puede controlar un pedacito de bitcoin. Cuantos más ordenadores tengas dedicados, más pedacito controlas. Mientras no haya alguien que controle el 30% de la red, no debería ser posible ningún ataque a la red bitcoin.
  • La tarifa por transacción. Actualmente es menor que en los bancos tradicionales.
  • Y nada más.

Pero no todo es bonito en Villa Bitcoin. Sin entrar en detalles de la gran especulación que ha suscitado (muy positiva para su desarrollo y difusión), hay otros motivos por los que el bitcoin no puede competir en el largo plazo.

Primero, el bitcoin no está respaldado por nada ni nadie más allá del bitcoin mismo. El valor del bitcoin es una convención social: cuando la gente no quiera comprarlos, no valdrán nada. Esto es consecuencia de la falta de autoridad central: el valor del bitcoin está ligado tan solo al individuo que lo usa. Una moneda en circulación (e.g. el euro) tiene el apoyo de una comunidad, lo cual no solo incluye a las personas individuales sino también a las reglas sociales establecidas (leyes, instituciones, etc).

Segundo, las comisiones están falseadas. Hoy en día, la recompensa del minero son los 25 bitcoins extra. No obstante, el bitcoin está diseñado para que esta recompensa vaya disminuyendo gradualmente (se divide entre 2 cada 4 años; es decir, empezó en el 2009 con 50 bitcoins por bloque, y en el 2030 será de 3,125 bitcoins por bloque). En el futuro no será suficiente para mantener los costos equipamientos para minar, con lo que las comisiones aumentarían desproporcionadamente.

Tercero, no imita al sistema bancario actual. Actualmente, la inestabilidad de su precio no es aceptable. Además, las transacciones son mucho más lentas (no son apropiadas para compras en tiendas ya que no se pueden dar por confirmadas hasta pasados 60 minutos) y, sobre todo, no es seguro para el usuario. Tú tienes el control total de tus bitcoins, lo cual quiere decir que los puedes perder por culpa de un simple virus de ordenador o por no recordar la contraseña con la que los encriptaste. Este autocontrol implica una responsabilidad que no todo el mundo es consciente que debe asumir.

Logo Bitcoin

El bitcoin es una mala mezcla de buenas ideas. Evitar que alguien pueda controlar tus compras o tu dinero sin tu responsabilidad es beneficiario en muchos casos, utiliza criptografía moderna genialmente aplicada a un problema real y, además, es un ejemplo de comunidad devota y unida. No obstante, el bitcoin tiene demasiados inconvenientes como moneda virtual. No veo factible que nunca llegue a imponerse al sistema bancario actual, aunque abre una puerta a nuevas maneras de abordar mejoras en la gestión del dinero.

 

Si quieres obtener más información sobre el bitcoin empieza por la página oficial. Si te interesa la información técnica en tiempo real, esta es una buena opción. Para descargarte el software para formar parte de la comunidad bitcoin (llamado Bitcoin-Qt), puedes hacerlo aqui.

3 comments

  • Jaime B

    Interesante artículo. Me quedo con la brillante frase “El bitcoin es una mala mezcla de buenas ideas”.

    Te ha faltado mencionar la privacidad y opacidad que el Bitcoin ofrece, ¿no? Creo que es una de las características clave de la moneda.

    Por cierto, no sé si conoces al “crypto-anarchist” Cody Wilson. Pillé el otro día una entrevista que le hacían en la BBC. Tiene una empresa dedicada a diseñar armas para impresoras 3D y está metido en el mundo del Bitcoin. Es de Arkansas y vive en Texas, qué topicazo: http://www.theguardian.com/technology/2014/feb/10/cody-wilson-3d-gun-anarchist

    En el artículo hablan de su relación con el bitcoin también. A lo mejor hasta habéis hablado de él en el Master.

    • Pedro

      El bitcoin no ofrece ningún tipo de confidencialidad (que nadie sepa ningún datos de las transacciones), privacidad (que nadie sepa que se ha hecho una transacción) o anonimidad (que nadie pueda enlazar cuentas con personas): no está diseñado para ello.

      El bitcoin tiene todas las transacciones públicas: un registro que actualmente ocupa unos 120 Gb contiene toda las transacciones (incluyendo cuenta de origen, cuenta de destino, cantidad de bitcoins, fecha y hora), por lo que acabar enlazando transacciones con personas es una cuestión de (no demasiado) esfuerzo.

      No obstante, existen otras monedas como ZeroCoin que si proporcionan anonimidad. Además, hay una estrategia más para evitar dejar rastros: empiezas con bitcoins, los conviertes a otra moneda digital cualquiera, las esparces entre varias cuentas, y las vuelves a convertir en bitcoins. Pierdes algo en comisiones, pero ganas anonimidad. De todas maneras, aunque estas estrategias sean viables, el bitcoin no está diseñado para ofrecer anonimidad.

  • Vaya, quien lo diria, los bitcoiners somos conspiranoicos. Si te pones a pensar toda persona nace de una conspiracion . Nadie te pregunta si quieres venir, simplemente dos se ponen de acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *