Aplicaciones híbridas

Al programar una aplicación para móvil o tabletas, se tiene que tener en cuenta si va dirigida a la Apple Store (iPhone, iPad, iPod y Mac), o a Google Play (todos los dispositivos Android, que son básicamente casi todo lo que no es Apple). La programación es diferente en función de la elección (lo cual es una dificultad artificial creada por Apple y Google para potenciar sus propios dispositivos).

Las aplicaciones híbridas son una solución elegante a este problema. Una aplicación híbrida es, a grandes rasgos, una página web guardada dentro del móvil. Cada móvil utilizará su propio navegador para ver el contenido. Gracias a que la navegación web está bien estandarizada, la aplicación será prácticamente idéntica en todos los dispositivos. Además, se escribe en HTML, CSS y Javascript, con lo que es fácil de maquetar y añadir funcionalidades (todas las páginas están hechas así; la página web donde lees esto está hecha así).

La magia la proporciona la librería Apache Cordova. Es una librería que se puede llamar desde Javascript y que proporciona todas las funcionalidades de una aplicación nativa: almacenamiento, acceso a la cámara, geolocalización, notificaciones, etc.

Hay varios entornos de desarrollo que integran Cordova: PhoneGap y Netbeans son dos ejemplos. Sin embargo, me llama la atención la cantidad de IDEs que son aplicaciones web: AppBuilder (antes Icenium), ApplicationCraft, appery.io, e incluso PhoneGap tiene su propia versión web. Hay una lista más exhaustiva aqui.

Por contra, la desventaja de las aplicaciones híbridas es el rendimiento: están escritas en un lenguaje web (Javascript), que es interpretado por el navegador (Java), que a su vez está interpretado (JVM).

 

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *